Tu Alma

El limpiador de tu alma es el perdón. Deberás usarlo todo el tiempo apenas veas una impureza, implícalo. No te acuestes nunca sin haber pedido perdón y sin haber perdonado.

La hidratante de tu alma es la oración. Si no hidratas la piel de tu rostro, se marchita. Así, si no oras, tu alma se reseca. Pero a medida que confías en Dios, la ansiedad desaparece, y aprendes a reposar y esperar en el Señor.

La nutritiva de tu alma es la Palabra. Así como en lo físico, no puedes vivir sin alimentos, tu alma necesita el alimento de la Palabra de Dios.

Si usas a diario estos productos de belleza, tu alma se mantendrá limpia y tu corazón será puro. Te saciarás de bien, de modo que te rejuvenezcas como el águila.

Anuncios

Un pensamiento en “Tu Alma

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s